sábado, 30 de junio de 2018

El blog cumple 5 años


Han pasado 5 años desde que abrí este blog y de escribir por primera vez un artículo (aunque era de introducción). Este lugar inició como un sencillo diario personal a manera de terapia por los problemas que estaba presentando cuando tenía 18 años. Si recuerdo bien, una de las razones para empezar a escribir aquí y no en papel fue porque mi letra era (bueno, es) un desastre, y además las hojas de los cuadernos siempre se me perdían, todo por ser un descuidado.

El primer tema sirvió a manera de presentación: 
https://insubstancial.blogspot.com/2013/06/arroja-tus-ideas.html
Y curiosamente –releyéndolo después de tanto tiempo- mi forma de ver a la vida no ha variado mucho, ese es el motivo del nombre de este blog: Insubstancial, aunque originalmente fue Vida Insubstancial. Recientemente lo cambie porque me hacía sentir que la temática del blog aparentaría a la percepción de una persona emo (aunque sí lo he sido, solo que ya no tengo el cabello largo como en la foto del primer tema, y no ando tan edgy pesimista como antes). Hace un par de meses lo cambié por: Bestia Insubstancial, más que todo por dos motivos. El primero, para enlazar el nombre de este blog con el nombre de la página que tengo en Facebook sobre Evangelion (La Bestia que Gritaba Amor en el Corazón del Universo, rip Harlan Ellison), y el segundo y principal: por mi enfermedad. Mi mente es muy inestable y por momentos irascible (como la de una bestia), he tenido muchos episodios donde suelo perder la noción de la realidad y sufría cambios abruptos de estado de ánimo. No sé exactamente qué es lo que tengo, solo sé que mi personalidad es esquizoide y muchos de los síntomas que he presentado (desde niño) son propios de la esquizofrenia paranoide.

El blog estuvo ded muerto por bastante tiempo debido a eso y comencé a delirar bastante, poco tiempo después de crear el blog tuve problemas para hablar (lenguaje descarrilado) y socializar (aislamiento progresivo). Fue durante finales de ese año (2013) que abandoné la universidad y me enfermé, estuve ausente del mundo real, tanto física como mentalmente, y no fue hace cuestión de unos 9 meses que comencé a mostrar verdadera mejoría. Durante estos 5 años estuve en un estado seminconsciente, paraba durmiendo casi todo el día por los efectos secundarios de las pastillas. Muchos de los problemas que presentaba no eran por mi enfermedad (como pensaba inicialmente): falta de concentración, no entender bien lo que leía, poca orientación espacial y coordinación motora. Sino que estos problemas eran causados por el efecto secundario de la risperidona, olanzapina, clozapina y fluoxetina, etc (si, todas riman, y no solo eso tienen en común). Fue por voluntad propia que decidí disminuir progresivamente la dosis diaria de la medicación hace 9 meses, y paralelamente estuve averiguando los efectos de cada medicación en el organismo y entender qué es lo que hacía “bueno” tomarlo, y básicamente casi todas tenían algo en común: disminuir la sobreactividad cerebral, equilibrar el estado de ánimo para no reaccionar irritablemente y evitar episodios de brotes.

Ha sido un proceso largo y difícil readaptarme a una vida sin la medicación, el primer síntoma que reapareció a las pocas semanas fue la irritabilidad ante cualquier estimulo externo, y además poco a poco volvía a tener pensamientos paranoides (sintiéndome observado, pensar erróneamente cosas que no son ciertas que la gente podría pensar sobre mí, etc.). Lo bueno es que me daba cuenta de todo porque al mismo tiempo estuve recuperando mi consciencia, en esos momentos de episodios de inestabilidad fui capaz de controlar progresivamente los episodios de irritabilidad a gracias a técnicas de respiración y evitar por voluntad los ambientes tóxicos, incluido en la familia (en mi caso, acoso familiar y poca comprensión de algunos por la enfermedad), ahora ya podía volver a leer el periódico y entenderlo sin problemas (si, estuve grave un tiempo en lo que respecta al lenguaje), ya no decía puros monosílabos, desde noviembre de este último año comencé a hablar más, a volver a conversar, a hablar con mi familia de temas tan triviales como “los quehaceres del día” hasta volver a interesarme en la actualidad de mi país y volver a debatir con mi padre de política (aunque nunca lleguemos a acordar en algo). Fue una sensación que había olvidado por años, era como “volver a abrir los ojos” y retornar a mi época en la universidad. Han pasado 5 años desde la creación del blog y casi 5 meses desde que estoy limpio de pastillas, me siento libre, pero aún me falta mucho por volver a recorrer, comencé a tener unas clases de dibujo a inicios de año y también volví a socializar con mis compañeros de la secundaria, muchos de ellos no me comprenden y algunos a veces se burlan, pero aquellos que han comprendido mi situación los considero verdaderos amigos, a pesar que nunca socializaba tanto con ellos en el colegio (siempre fui un maldito tímido, felizmente ya estoy cambiando).
No me voy a extender más por el momento, probablemente algunas cosas cambien por aquí, creo que le cambiaré otra vez el nombre al blog, aunque insubstancial quedará vigente (sigo siendo un pesimista a pesar de todo, eso es para otro tema). Subiré un par de dibujos que estuve haciendo y no sé si las reseñas continuaran como ha sido antes, necesito mejorar mi redacción. Eso es todo, muchas gracias por leer.



No hay comentarios.: